Uno de los mayores miedos para el deporte nacional: el recambio

Columna de opinión por Joaquín Yuraszeck, redactor de fansmagazine.cl

Luego de unas semanas de haber terminado los Juegos Olímpicos de Río 2016 y pasada dos Copas América (Copa América Chile 2015 y Copa América Centenario 2016), es momento de hacer balances.

En ambos campeonatos continentales de fútbol sacamos cuentas alegres: campeones en ambas, siendo nuestras primeras copas levantadas a nivel de selecciones. Grandes actuaciones de nuestros seleccionados, algunos ya consagrándose como baluartes nacionales y teniendo como consecuencias el emigrar a grandes clubes a lo largo de todo el mundo.

Los Juegos Olímpicos tuvieron una suerte dispar, pero aun así los chilenos cumplieron con grandes actuaciones en la cita mundial. Bárbara Riveros consiguiendo un histórico 5to lugar en el triatlón; Tomás González quedando entre los mejores 8 en la disciplina de salto con caballete; Ricardo Soto eliminado pero en la ronda de los 16 finalistas, Natalia Ducó haciendo su mejor marca; y un sinfín de más deportistas con grandes actuaciones a pesar de la falta de medallas.

Pero, todos sabemos y no es una realidad poco probable, no pueden competir para siempre. Ya ocurrió con Nicolás Massú y Fernando González en el tenis. Cuanto tiempo sufrimos su ausencia, dejando de pelear medallas en esa disciplina, dejando de estar en la elite tenística y descendiendo cada vez más en las divisiones de la Copa Davis.

Después de Marcelo Salas e Iván Zamorano, ¿cuánto tiempo estuvimos en la sombra del futbol mundial antes de llegar a ser competitivo y una selección de temer? En los deportes tuerca hemos tenido mejor suerte: Primero Carlo de Gavardo, Francisco ‘Chaleco’ López, luego Ignacio Casale y Pablo Quintanilla. Hemos logrado tener deportistas en los primeros puestos de los deportes de motor.

¿La nueva camada de deportistas nacionales tardará en llegar? Los deportes olímpicos son los que asoman con mejor futuro, pero tardará un buen tiempo en dar frutos. Gran parte de los participantes en Río 2016 ha sido, sino su última participación, la penúltima. González con 30 años, Bárbara Riveros y sus 27 años, Kristel Köbrich que ya tiene 31 primaveras, sin mencionar a Erika Olivera, la más veterana de todos con 40 años. Asimismo están los jóvenes: Ricardo Soto, Isidora Jiménez y otros serán los encargados de liderar a esos nuevos atletas criollos.

Pero, ¿qué pasa con el fútbol y el tenis? Se asoma un futuro un tanto gris para la ‘redonda con gajos’ chilena. Las selecciones inferiores, si bien no son lisa y llanamente malas, no han tenido buenas actuaciones en los campeonatos internacionales. A eso sumarle que el promedio de edad de la selección adulta es bastante alto. Son muy pocos los integrantes que tienen menos de 23 años.

El caso del tenis, a mi parecer, de los mejores. Una selección nacional de tenistas que solo va en ascenso. Escalando posiciones en el ranking mundial y teniendo actuaciones de peso en las llaves de Copa Davis. De la mano de Nicolás Massú (y el renunciado Marcelo Ríos), Nicolás Jarry, Gonzalo Lama, Hans Podlipnik y Juan Carlos Sáez, superan las expectativas nacionales, haciéndonos emocionar con nuevas medallas tal y como lo hicieron hace algunos años su mismo capitán y el ‘Bombardero de la Reina’.

A pesar de todo, la tarea de cultivar nuevos deportistas nacionales no es una necesidad única de la familia, sino también del gobierno. Gracias a Tomás González y sus actuaciones a nivel mundial, los gimnasios para practicar han explotado en los últimos años, ¿pero qué ocurre con los niños y jóvenes que no pueden pagar una suscripción a un centro deportivo?

Es tarea del estado financiar todo deporte. Dejar de creer que disciplinas como el tenis, golf, handball e incluso el atletismo son para la alta sociedad chilena. Ya va siendo hora que el gobierno deje de poner todas sus fichas en el fútbol, cosa que no está mal, pero deben darse cuenta que hay muchos otros deportes con grandes potenciales en nuestro país.

Sería ideal el día de mañana dejar de escuchar historias de “se pagó solo sus pasajes al campeonato” o “tuvo que ingeniárselas para entrenar en algún lado porque no tenía para pagar la membresía del centro deportivo”. Solo de esa manera el presidente de turno podría subirse al carro de la victoria y decir con derecho “como país estamos muy orgullosos de ti”.

1468522700-28307819055b36ea08ae6b

Comparte y difunde...Buffer this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on RedditShare on TumblrShare on LinkedIn

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *